martes, 2 de noviembre de 2010

Feliz navidad SANGRE DE TORO PARA LOS NIñOS DEL HATILLO

Liliane Blaser Aza, Documentalista.
Si hay algo peor que hacer algo malo, puede ser hacerlo en triple. Quiero decir, martirizar a un toro en una plaza, para divertir a inconscientes o insensibles seres humanos que no perciben mas allá de trajes y bambalinas el dolor de un animal maltratado, no puede sino ser peor, si se hace para celebrar la navidad (nacimiento de un ser que según la religión cristiana fue sometido a torturas semejantes) y encima, dedicando el “espectáculo” a niños.
Es bastante inconcebible que sea este el plato ofrecido a infantes, en lugar de deportes sanos (no busquen el boxeo, por favor), teatro, cine (bueno, a ver cual..), fiesta mansa y no fiesta brava, en fin.
A la gente del proceso y a la gente en contra del proceso en el Hatillo, a quienes votan por el presidente Chávez y a quienes votan contra él, a la misma alcaldesa del Hatillo, a quienes tienen sensibilidad humana y no golpearían a un niño caído en el suelo, ni matarían a una paloma en pleno vuelo, les brindo esta descripción de lo que se vé y de lo que no se vé en las corridas taurinas.
La tortura del toro comienza antes del día del suplicio. Lo encierran en un cuarto oscuro. Solo. Pasa dos días con diarrea provocada. Le golpean los riñones y los testículos. Fármacos y tranquilizantes lo convierten en un minusválido. Después de echarle un líquido en los ojos que le nubla la visión, le abren la puerta para que salga a enfrentarse a un hombre vestido de luces (sic). Corre desesperado tratando de escapar a los gritos y a la música y arremete contra una capa que se mueve frente a el. Después de algunos pases, un picador le clava una puya en la espalda, que le destroza los músculos, tendones y lesiona sus nervios y vasos sanguíneos, obligándolo a bajar la cabeza, haciéndolo mas vulnerable. Las banderillas, también llamadas “alegradores” (el cinismo del lenguaje no tiene límites) le rompen la cerviz. Mas tarde, lo atacan con una espada de 80 cm que le atraviesa el corazón, el hígado, o los pulmones. Finalmente lo apuñalan con el descabello, una espada que termina en cuchilla y mide unos 10 centímetros. Su cuerpo cae. Su garganta brota sangre, no puede respirar.
La gente grita entusiasmada. Su sangre llena el breve espacio en que agoniza. Luego le cortan las orejas y la cola, a veces antes de su muerte, y el torero da la vuelta, glorioso, por la plaza, con el trofeo sangrante. Este es el proceso mas completo de corridas. No todas incluyen todo.
Investigué en varios lugares porque me costaba creer que se pudieran hacer estas cosas por dinero. O por placer. O por ambos..
Cada asistente a un “espectáculo” de estos, es cómplice de esta violencia, por inconsciencia o insensibilidad (por decir lo menos).
Cabe contar que el rey absolutista Fernando VII (el que fue “nuestro”…) cerró la universidad y abrió una escuela de tauromaquia… “Viva la muerte” tuvo que escuchar y responder a ello, en 1936, Unamuno, como rector de la universidad de Salamanca, España, por cierto, país taurino como el que mas, y en el que las corridas de toro están en retirada (lenta)..
En Vargas, en Agosto, el movimiento animanaturalis y varios de l@s que ahora estamos en campaña contra esta corrida, logramos convencer al gobernador García Carneiro de suspender la corrida de toros que iba a “celebrarse”. La fiesta brava se sustituyó por otro acto. Y lo aplaudimos.
Si desean entrar en la campaña contra esta corrida en el Hatillo, entren en la pagina www.animanaturalis.org o nuestro blog www.institutocotrain.blogspot.com para mayor información. La página de la alcaldía a la que estábamos enviando cartas de protesta ya no responde. Pero pueden intentarlo. Está en ambos sitios web. Al final del artículo está mi correo, por si tienen ideas de cómo hacer mas.. Animanaturalis ha planeado las siguientes actividades: Reunión el domingo 7 de noviembre desde las 2:00 pm en la Plaza Bolívar de El Hatillo (frente a la alcaldía) con distribución de material informativo y recolección de firmas para enviar un documento de rechazo a la alcaldesa Myriam Do Nascimento, en el que explica con detenimiento el por qué estamos en contra de que su oficina permita y promueva eventos de esta naturaleza.
La cita taurina es para el 13 de noviembre. Por una vida libre de violencia, y por una educación para la vida, esperamos que ésta no tenga lugar. Hagamos fuerza.

Repito las postdatas que utilicé en Agosto (tomadas de Internet):
Begoña Sastre: “A los que llaman a esto “arte” solo puedo decirles que se pongan por un momento en el lugar del toro y que yo, en cuestión de arte prefiero el David de Miguel Ángel.”
Daniela Romero: “Si la tradición es motivo para mantener las corridas de toros, el coleo, el rodeo o las peleas de gallos, pues también deberíamos perpetuar la dictadura, el machismo y la corrupción que, lamentablemente, también han sido tradiciones en varios países latinoamericanos”
Helena Escoda: “Todavía, a principios del siglo XX, la bravura de las reses se medía con el numero de caballos que el toro destripaba, los cuerpos de los cuales no se retiraban de la plaza, sino que allí­ permanecían, como parte del espectáculo. Caballos muertos y agonizando destripados, era el reclamo del público, siempre irascible, que lanzaba al coso todo tipo de objetos y animales, práctica que se prohibió, para garantizar la seguridad del torero.”
Por ultimo!
Ruego ahorrarse comentarios del tipo: “En lugar de preocuparse por los toros deberían preocuparse por las guerras o los niños de la calle.” Tranquil@s, que podemos preocuparnos y ocuparnos de varias causas simultáneamente”
lilianeblaser@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario